martes, diciembre 05, 2006

ARTE: LA PIEDAD de Miguel Angel

Una Virgen joven, bella y piadosa cuyas vestiduras se expanden con numerosos pliegues, sostiene al Hijo muerto y que, intencionadamente, aparenta mayor edad que la Madre, en una composición triangular sosegada y llena de ternura. La juventud de la Virgen es muestra del idealismo renacentista: se trata de representar el ideal de belleza y juventud, una Virgen eternamente joven y bella.
*
Vasari dice de ella «es una obra a la que ningún artífice excelente podrá añadir nada en dibujo, ni en gracia, ni, por mucho que se fatigue, en poder de finura, tersura y cincelado del mármol».
*
La Piedad de Miguel Ángel es un grupo escultórico de bulto redondo y en mármol. Aunque sea de bulto redondo (que se puede ver en todos los ángulos), el punto de vista es frontal.
*
Fue realizada por encargo del cardenal de San Dionisio, Jean de Villiers de la Groslaye, benedictino francés embajador en Roma, quien la encargó con el objeto de regalarla a la Basílica de San Pedro. El contrato entre el artista y el cliente se firmó el 26 de agosto de 1498, y en el que se estipulaba, además del pago de 450 ducados de oro, que habría de estar terminada antes de una año, y en efecto, dos días antes de cumplirse el plazo la obra maestra ya estaba terminada, cuando el cardenal había muerto unos días antes, por lo que su primer emplazamiento fue sobre la propia tumba del prelado en la capilla de Santa Petronila del Vaticano.
*
El artista contaba entonces veinticuatro años, había trabajado los dos últimos años en la realización de las figuras de la Virgen con el cuerpo de Cristo en las rodillas y el pulimentado de todos los detalles. Miguel Ángel comenzó por escoger personalmente en las canteras de los Alpes Apuanos de la Toscana el bloque de mármol más apropiado, sobre el que después no haría más que seguir los impulsos de su arte como escultor, es decir, como refiere Vasari, quitando toda la materia pétrea sobrante del bloque hasta conseguir la forma pensada, pues para Miguel Ángel en el interior de un bloque de mármol está contenida toda la Naturaleza, el artista ve con los ojos del intelecto las formas encerradas en la piedra, en este caso el dolor de una madre que tiene sobre sus rodillas a un hijo asesinado, lo demás es cuestión de técnica y paciencia hasta descubrir las formas concretas.
*
Para ver fotografías artísticas de La Pietà:
TODO UN HOMENAJE A LA VIRGEN MARÍA EN LOS DÍAS PREVIOS A SU FIESTA

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Amigos su virgen est presiosa, me encanta, definitibamente la virgen de la piedad es un retrato inigualable ...............gracias por compartir

Mariposa dijo...

Es una de las esculturas más importantes que se encuentran en la basílica de San Pedro,tuve la oportunidad de verla allí y es de una belleza en detalles indescriptible, impresionan los plieges de las vestiduras.