viernes, marzo 02, 2007

Semana Santa: las cosas como son


Por Maria Jose Vargas

Hace unas semanas encontré en mi casa, tirada en un mueble, una revista. Alguien nos la había prestado, pues era relativamente antigua, de marzo del 2006, si no me equivoco. Me llamó la atención los títulos frivolones y ligeros que llevaba, así como si quisiera jalar lectores. La hojeé con cierta desgana -lamentablemente, la revista se notaba de lejos que estaba dirigida a gente joven- y entre los artículos que encontré, había uno de Semana Santa. Decía algo asi
como 'bien, los fieles católicos viven su Semana Santa, pero este artículo trata de cómo sobrevivir la resaca'. La verdad es que me quedé de una pieza. Sobrevivir; no evitarla, sobrevivirla. Dando por hecho que pasarás los 5 días borracha, te diremos qué hacer. Fatal. Me alegra que dicha revista no se vea por todos lados – seguramente sólo la venden en Asia-, pero me da pena que esté dirigida a gente joven –de mi edad!

Recuerdo vagamente haber oído también de gente que en Viernes Santo esperaba las 12 de la noche para que sea sábado y de ahí recién salian a juerguearse un rato. Al menos se acordaron, pero no lo recomiendo pues no sé en qué estado llegaron al domingo.

Vamos al grano. Eres católica? La religión no es una chompa que te la quitas en la temporada de verano y luego te la pones. Se muere alguien o te falta plata y ahí esta la chompa. Domingo 7.30 pm y estamos con los primos y unos amigos en la terraza haciendo nada – chau chompa. La religión no un accesorio de tu vida, no es una etiqueta: "estudio en
tal lugar, vivo en tal calle, soy católica, voy a la playa los fines de semana, no estoy de acuerdo con las corridas de toros…". La religión, en este caso católica, debe regir tu vida. No lo veas como un batallón de soldados que ocupan tu casa y no te dejan hacer nada. Mírala como el manual de instrucciones de tu vida. Si te compras un iPod, no botas los libritos con los que te vienen y enchufas el aparato a la compu ya de frente, alegando que 'mis amigas tienen uno y he visto más o menos cómo es la cosa'. Lo mas normal es que leas el manual. Bueno, la sección "Semana Santa" de tu manual recomienda algo más que transcurrir los dias en estado de sobriedad. Ojo que no dice que te quedes sentada en tu casa en stand-by.

Piensa despacio: la fiesta de la Resurrección es más grande que la Navidad. Qué mejor momento para vivir coherentemente con tu fe! Esa Semana y todas las del año. Vive bien tu Semana Santa, cerca del Señor, cerca de Nuestra Madre. Y eso no es encerrarse en una iglesia del Centro de Lima con otras 4 señoras más. Ten el orgullo de ser católica de una pieza -"practicante", como se lee por ahí-. Aprovecha para dar una chequeada a tu vida, tú como católica en el medio de la calle. Busca coherencia, no te dejes llevar por el ambiente, cual bolsa en el río. Ponte metas. Confiésate, reza, léete algo; recomiendo el Via Crucis que escribió San Josemaría. Y desde ahora - estamos en Cuaresma, que es preparación para la Semana Santa. Y si con tu comportamiento coherente se te unen un par de amigas, creo que le habrás dado a la Virgen y a su Hijo una alegría en medio de tanta gente que no sabe valorar y agradecer lo que se les concede.

4 comentarios:

Jessyca Nunez dijo...

Excellente! Quien escribio esto?
Jessyca

Elena Alicia Robles dijo...

Te felicito por el blog, me ha dado mucho gusto encontrar a personas que amen a Cristo desde su Iglesia, Fellicidades y sigue adelante

Patty G. dijo...

Gracias Elena por visitar nuestro blog!

Jéssyca: el artículo es de Ma. José Vargas que acaba de terminar la secundaria y la próxima semana inicia clases en la Facultad de Ciencias de la Comunicación.

Saludos

Sofía dijo...

Es bueno encontrar a chicas que escriben un artículo con un alto nivel intelectual y de formación.