lunes, abril 14, 2008

VALORES: EL ENAMORAMIENTO

Tiene algunos giros españoles pero me pareció simpático y acertado.

*******************************************************************
Mariposas en el estómago

El cielo es más azul y el aire más fresco. Ojalá estuvieras en el campo, pero no, es algo peor: ¡estás enamorado!
Por Juan José Díaz Enríquez
****************************************************
Sublime. No hay otra forma de definirlo. Es sublime cuando, por primera, segunda y enésima vez uno escucha una canción y siente su corazón inundarse de la presencia de la persona a la que ama. Sentir su sonrisa acariciar, suave, cada fibra de nuestra alma es algo más allá de este mundo.

Pero este sentimiento es demasiado “divino” como para jugar con él y decir, en cualquier momento, que uno lo siente. Hay que saber distinguir entre el verdadero Amor, entre el enamoramiento y entre el noviazgo.
Comencemos por el noviazgo. Si nos pidieran que definiéramos qué es, muy posiblemente aplicaríamos la eterna frase de nuestros abuelos: “es la preparación para el matrimonio”. Pero me parece que es insuficiente: un noviazgo a los quince años no parece ser eso. Por lo menos, no absolutamente. Sí es una preparación para el matrimonio en cuanto “prepara” a la pareja para poder tener una relación estable, duradera.

Pero también los prepara para el amor: los primeros noviazgos –me parece- son el abono para que, en un futuro, pueda germinar la hermosa semilla del Amor.

Por eso mismo utilizar al noviazgo como un simple juego, como un simple pasaporte hacia placeres superficiales, es majadero, es bruto. Dicho esto hablemos ahora del enamoramiento.¿Qué es eso? Es el primer brote, el más fino y delicado tallo, de Amor. El enamoramiento es el estado en que las personas comienzan a sentir en su corazón (¿en su alma?) los áureos reflejos del Amor. El enamoramiento no permite a los enamorados ser una misma alma, pero les permite volar. ¡Sí, volar! Los enamorados vuelan cuando piensan en la otra persona, cuando la ven, cuando la extrañan. El enamoramiento es eso: es volar.

Por eso mismo utilizar el enamoramiento para jugar al semental y a la liberal es triste y patético: así como nadie toma un avión para viajar por carretera, nadie debería usar al enamoramiento para arrastrarse por el pavimento. No vale la pena.

Y por último: ¿qué es el Amor? Lo es todo. Amor es –cito a Víctor Hugo- “una respiración celeste del aire del paraíso”. Amor es amar y ser amado, es entregarse hasta sangrar y querer sangrar si uno no se entrega. Amor es la unión de dos almas, el delirio de dos corazones. Amar no es ser pasional, sino ser apasionado. Amar es respetar al otro, pues se ve en él (o en ella) el reflejo de la propia alma.

El Amor es el árbol más frondoso, “la flor más bella” que surge del campo fértil del enamoramiento, muchas veces gracias al abono de un verdadero noviazgo. Amar es abrazar al otro, moldear al otro, cambiar al otro, mejorar al otro. Amar es ser abrazado, moldeado, cambiado y mejorado. Es recibir vida, no sólo existencia: es comenzar a vivir. Y precisamente por ello el Amor no es algo sencillo: el que ama deja todo atrás (pero dejemos que ese “dejar” sea tema de algún otro artículo).

Hemos hablado del Amor, del enamoramiento y del noviazgo: ahora nos toca caminarlos, nos toca vivirlos. Cómo lo hagamos, depende de nosotros. ¡Ojalá que lo hagamos bien!

3 comentarios:

marciana dijo...

Bonito artículo, seria bueno leer el artículo de el "dejar". saludos.
Luciana

Patty Gallo dijo...

Ok Luciana. En cuanto lo encontremos publicaremos ese otro artículo.

Saludos

Lucia dijo...

Hola, que bonito .....
Todo llega a su debido tiempo.
Si no llega nos pondremos a llorar, ni modo que hacerle :P